Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Las mejores experiencias y anécdotas trabajando en hoteles.

Me abandonan en el mar

Me abandonan en el mar

Esta es una de esas anécdotas que pueden parecer imposibles. Pero os puedo asegurar que es verdad. Esta anécdota tiene lugar en Menorca.

Todo empezó un día de trabajo normal. Al llegar al hotel, como muchos otros días, me tocó acompañar al capitán del barco. Sí, el hotel tenía un barco! Lo podían alquilar tanto clientes de hotel, como personas externas.

Mientras el capitán preparaba el barco para la salida de ese día, yo recogí a los clientes en la recepción del hotel. Los acompañé y les ayudé a llevar todas sus cosas. En principio, venían solo 5 personas, pero al final 3 amigos más del cliente se apuntaron a la excursión. Parece una tontería pero no lo es. Pensad que en el barco hay que llevar bebida suficiente para todos durante las 7 horas que dura la excursión. Esto ya nos descuadró un poco los esquemas de ese día.

Cuando nos subimos al barco, el cliente nos comenta que luego vendrán otros amigos suyos. El capitán y yo nos miramos, ya que no sabíamos como íbamos a meter tanta gente en nuestro velero. Después del susto, nos comentó que vendría con otros barcos, ya que habían quedado para comer en medio del mar.

No habíamos salido del puerto y uno de los barcos amigos ya se había unido a nosotros. Era un catamarán enorme, pero no era de vela, sino a motor. Yo me quedé flipando cuando vi ese monstruo. Ese barco era un lujo que muy poca gente tiene a su alcance.

Salimos de puerto y fuimos directamente a la cala donde íbamos a pasar el día. Todo iba bien, hasta que en un momento dado, aparece una lancha y se llevó a todo el mundo al gran catamarán. Habían hecho una paella, que la verdad es que tenía una pinta espectacular. El capitán y yo nos quedamos totalmente solos en nuestro velero. En ese momento no se nos pasaba por la cabeza lo que estaba a punto de pasar.

Nuestros clientes y sus amigos, de golpe decidieron irse. Nos dijeron que no tardarían y que los esperásemos allí. Pensamos que tardarían 20 minutos en volver o algo menos. La realidad fue que tardaron algo más de dos horas en volver. Durante ese tiempo, el capitán y yo empezamos a pensar que ya no volverían. Estuvimos a punto de volver a tierra, sin ellos obviamente. No nos podíamos creer lo que había pasado. Sin embargo, en el último momento, conseguimos ponernos en contacto con los clientes. ¿Queréis saber que dijeron? Se habían ido a otra cala a pasar el resto de la tarde!

Los fuimos a buscar, que remedio, ¿no? Tardamos 30 minutos en llegar a la cala done estaban ellos, los recogimos y volvimos a puerto.

Curioso, ¿no os parece? Un cliente te alquila el barco, pero luego te abandona todo el día por estar en el catamarán de su amigo. ¿Por qué no se fue directamente en el barco de sus amigos? Es de esas dudas que nunca tendrán una respuesta por mucho que la busques.

 

Si queréis contarnos vuestras anécdotas o experiencias trabajando en hoteles, por favor envíanosla a Contacto o a nuestra página de Instagram con un Direct Message.



1 thought on “Me abandonan en el mar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *