Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Las mejores experiencias y anécdotas trabajando en hoteles.

Los estereotipos no existen en vano…

Los estereotipos no existen en vano…

Yo fui de esos universitarios que un verano decide irse a Ibiza a trabajar. ¿Suena genial no? Trabajas y sales de fiesta todo lo que quieres. Matas dos pájaros de un tiro, por lo que es el sueño de cualquier estudiante.

Lo más probable es que vuestra madre y cualquier persona que haya oído hablar, un poco aunque sea, de Ibiza os dirá de ir con cuidado, dado que en Ibiza hay mucha droga. Pero igualmente, vas porque tienes 20 años y quieres salir de fiesta.

Y así fue, el 4 de junio a las 8 de la noche cogía un vuelo a Ibiza con toda la ilusión del mundo. Nada más llegar cogí un taxi dirección al hotel dónde iba a trabajar de recepcionista durante todo el verano. Una vez allí, me recibió un colombiano muy majo que me acompañó al sitio donde me iba a hospedar y me enseñó también el hotel. El hotel, por cierto, un resort de 5 estrellas, nada mal.

El colombiano, después de haberme enseñado todas las instalaciones, me cuenta que hoy tiene turno de noche, que entraba ahora a las 12 a trabajar y que estaba un poco cansado porque había salido de fiesta la noche anterior. Pues normal, estás en Ibiza y fiesta hay por todos los lados. Sin embargo, en Ibiza la palabra fiesta viene en el 99% de los casos acompañado de la palabra droga.

El hombre se sacó una bolsita, no muy grande, que staba llena de un polvo blanco.De golpe, se metió dos rayas de lo que después me contó que era cocaína. Flipando, así me quedé. Levaba dos horas en Ibiza y ya había visto al primer susodicho meterse droga…

El tiempo pasó y observé como más de la mitad de los empleados del hotel consumían algo. La mayoría de ellos, incluso en el trabajo. Fue en ese momento cuando pensé que hasta el más insospechado había consumido alguna sustancia en Ibiza.

La inmensa cantidad de droga que se movía en esa isla no era ni medio normal. Todo aquello había superado por completo todas mis expectativas.

Así que ya sabéis, si vais a Ibiza, tened por seguro que tarde o temprano veréis correr alguna sustancia.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *