Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Las mejores experiencias y anécdotas trabajando en hoteles.

Etiqueta: Viajar

Experiencia en hotel de Mojácar

Experiencia en hotel de Mojácar

Este verano estuve durante los meses de julio y agosto de prácticas en el hotel Parador de Mojácar (Almería). Sinceramente, no me esperaba mucho de ese hotel e iba con algo de miedo, ya que era un sitio desconocido para mí y no sabía cómo […]

¿Hotel encantado?

¿Hotel encantado?

El otro día me di cuenta, por casualidad, el guarda de seguridad ya no venía a hacer su turno de la mañana. Lo hacía entre semana y algunos fines de semana. Decidí preguntarles a mis compañeros de trabajo respecto a ello. Sin embargo, me dijeron […]

Fiesta en la 211

Fiesta en la 211

Mi historia ocurre en Londres, en un simple hotel cerca del río Támesis. Se montó un fiesta que nadie esperaba.

Andaba yo por el segundo pasillo de mi hotel, cuando me encontré la puerta de la habitación 211 abierta. Quise entrar para asegurarme de que todo estaba en orden, pero cuando entré fue todo lo contrario. La habitación estaba destrozada, el colchón no estaba en su sitio, todo estaba por el suelo y los cristales estaban tapados. Algo había sucedido allí y nadie se había dado cuenta.

Cuando quise salir de la habitación para hacer un parte a housekeeping, me encontré con dos chicas muy atractivas. Las dos me insistieron para que me quedará y accedí. En cuestión de 5 minutos arreglaron la habitación y yo seguía ahí con ellas, me explicaron que estaban haciendo un trabajo para la universidad.

Acto seguido, llegaron cuatro chicas más y dos chicos, instalaron unos altavoces y se montó una fiesta increíble en la 211. Como director del hotel, no podía permitir eso en las habitaciones. Me planteé varias alternativas, pero viendo lo animada que estaba la fiesta, decidí trasladarles de la habitación a una sala de fiestas que tenía el hotel.

A medida que pasaba el tiempo llegaba más gente, estaba todo el mundo invitado, incluso los trabajadores, envié un mail a todo el personal que estuviera disponible.

La verdad es que, como director de hotel, es lo más atrevido que he hecho. En vez de apagar el fuego, le habíamos echado más leña a la hoguera. Sin embargo, era una oportunidad única para hacer negocio y supe aprovecharlo. Mucha gente acabó viniendo a las 2 de la mañana. Se había corrido la voz.

Finalmente la fiesta acabó a las 5 de la madrugada. Todo el mundo se fue contento. Los clientes del hotel habían podido dormir, los otros pudieron celebrar su fiesta y yo hice negocio. Un plan redondo!

 

Recordad que podeis mandarnos vuestras Stories a través de Contacto o por un DM en Instagram (@hotelstoriesblog).

Me abandonan en el mar

Me abandonan en el mar

Esta es una de esas anécdotas que pueden parecer imposibles. Pero os puedo asegurar que es verdad. Esta anécdota tiene lugar en Menorca. Todo empezó un día de trabajo normal. Al llegar al hotel, como muchos otros días, me tocó acompañar al capitán del barco. […]

Los estereotipos no existen en vano…

Los estereotipos no existen en vano…

Yo fui de esos universitarios que un verano decide irse a Ibiza a trabajar. ¿Suena genial no? Trabajas y sales de fiesta todo lo que quieres. Matas dos pájaros de un tiro, por lo que es el sueño de cualquier estudiante. Lo más probable es […]

97 días

97 días

¿Qué haré?¿Me gustará?¿Conoceré gente?¿Aguantaré solo tantos días ? Preguntas que se mezclaban con sentimientos de incertidumbre, miedo, nervios, ilusión y un cúmulo de sentimientos más, tanto positivos como negativos, y que se me venían encima mientras me despedía de mi madre en el aeropuerto.

Cuando pasé el control de seguridad ya no había marcha atrás. Una vez en el avión, mi cabeza no podía parar de imaginarse cómo sería este verano tan distinto a los demás. Al fin y al cabo, ha sido mi primer verano entero fuera de casa, nunca había estado tanto tiempo sin estar en contacto físico con mi familia ni con mis amigos.

Fueron 97 días de aprendizaje constante, una lección detrás de otra. Aprendí que no se necesita depender de nadie para pasar un buen rato y ser feliz. Que estando solo eres capaz de decidir en cualquier momento que es lo que te hace feliz. Sin duda alguna esta fue la lección más importante que me llevé de mi vida en Menorca.

No solo me conocí mejor a mi mismo, sino que, además, aprendí sobre lo que será mi futuro trabajo, aprendí a solucionar por mi mismo los problemas del día a día que normalmente no tengo que preocuparme por ellos. Aprendí a ser responsable. Era yo quien se tenía que levantar para ir a trabajar, porque al fin y al cabo yo había ido a trabajar y no podía fallar.

Lo que más disfruté es de la libertad. Si, la libertad. Yo tenía todo el poder sobre mí. Ya nadie podía decirme que hacer o que no hacer, todas las decisiones las tomaba yo. Si quería salir de fiesta, salia de fiesta, si quería ir a la playa, solo tenía que ponerme el bañador y coger el bus. Nadie podía decirme que no lo hiciera o que no debía hacerlo. De verdad que esto fue una auténtica pasada. Si quería ir a ver la puesta de sol a cualquier lugar, nadie me decía que no le apetecía o que prefería ir a otro sitio. Yo simplemente lo hacía y lo hacía porque yo quería.

Viví 97 días intensos, en los que tenía que trabajar de 10-14 y de 17-21 de la noche. Tuve que esforzarme mucho para estar a la altura de lo que se esperaba de mí.

Trabajar en un hotel pequeño requiere mucha concentración. Tened en cuenta que al ser poca gente en la plantilla, has de ayudar a tus compañeros o incluso desarrollar tareas que probablemente no son para las que has sido contratado. Es mucho trabajo al mismo tiempo y tienes que recordar todo lo que los clientes te van pidiendo. Sin embargo, es un trabajo en el que te sientes a gusto y feliz por el agradecimiento que recibes por parte de los huéspedes.

Sin duda alguna, ha sido un verano muy intenso y muy diferente a los demás. He vivido momentos de todo tipo. Me lo he pasado bien, he tenido momentos difíciles que he tenido que superar por mi mismo, momentos emocionantes a montones… y he aprendido mucho. Si hacéis la suma de todo lo que os he contado, salen los 97 días que estuve trabajando en Menorca.

¿Muchos días no? ¿Seríais capaces de vivir alejados de vuestra familia y amigos durante 97 días? Parece una eternidad, es cierto, pero al final se pasa rápido y te lo acabas pasando muy bien.

Trabajar fuera, una experiencia inolvidable

Trabajar fuera, una experiencia inolvidable

Todo comenzó, cuando quise embarcarme en una aventura, con tal de poder realizar mi primer viaje solo, con tal de conocer a gente nueva, tener mi primera experiencia profesional y, ante todo, irme de Fiesta. Estuve el verano de 2017 trabajando en un hotel de […]

No lo sé

No lo sé

Sí, “no lo se” fueron las palabras que me dije cuando me propuse hacer las prácticas de verano. No sabía donde ir, no sabía a que tipo de hotel ir, no sabía a que departamento debía aplicar, y así un montón más de “no lo […]